Don´t stop

Investigación de la Universidad de Illinois concluye que el THC es eficaz para reducir los síntomas de la apnea obstructiva del sueño.                           

 

La apnea del sueño es un trastorno caracterizado por frecuentes interrupciones en la respiración durante el sueño de hasta diez segundos o más . La respiración se restablece con un ronquido o resoplido. La gente que padece de apnea suele roncar muy fuerte, aunque no todas las personas que roncan tienen apnea.

 

El tipo más común es la apnea obstructiva del sueño (AOS) que causa un colapso en las vías respiratorias o una obstrucción de ellas durante el sueño.  También existe la apnea central del sueño que ocurre cuando el cerebro deja de indicar a los pulmones que respiren.

 

Aunque la apnea del sueño a menudo no se diagnostica, se estima que aproximadamente el cuatro por ciento de los hombres y el dos por ciento de las mujeres de entre 30 y 60 años de edad sufren esta enfermedad.

 

Esta condición se asocia a numerosos trastornos fisiológicos: fatiga, dolores de cabeza, presión arterial alta, latido irregular del corazón, ataque cardíaco y accidente cerebrovascular. Actualmente el tratamiento más comúnmente usado es la terapia de presión positiva continua en las vías respiratorias (CPAP) , mediante una máscara que los pacientes deben usar para dormir cada noche.

 

Cannabis y Apnea

 

Los cannabinoides y su amplia gama de efectos en la regulación del sueño ha sido objeto de estudio por lo menos desde 1973, cuando se publicaron los resultados de un tratamiento a pacientes de insomnio con THC.

 

Al momento no existen tratamientos farmacológicos aprobados para apnea obstructiva del sueño.  Para intentar cambiar esta realidad, se realizó un estudio en la Universidad de Illinois (Chicago)  con 73 adultos que padecen apnea del sueño moderada o grave y Dronabidol, una píldora aprobada por la FDA que contiene THC y suele utilizarse para tratar los efectos secundarios de la quimioterapia.

 

Para medir los distintas reacciones al tratamiento, se dividieron los pacientes entre distintas dosis de THC y un placebo: 25 pacientes recibieron un placebo,  21 pacientes 2,5 mg de THC y los 27 pacientes restantes 10 mg de THC. Las dosis se administraron a los pacientes una hora antes de acostarse durante un lapso de seis semanas.

 

Los pacientes que tomaron 10 mg por día de THC expresaron la mayor satisfacción general con el tratamiento. En comparación con el placebo, el THC redujo el índice de apnea en 10’7 y 12’9 eventos por hora a dosis de 2,5 y 10 mg por día respectivamente.

 

El THC a 10 mg por día redujo la puntuación de la Escala Sleepiness en -3’8 puntos desde la línea basal y en -2’3 puntos en comparación con los placebos. Los autores de esta investigación concluyen que “estos hallazgos apoyan el potencial terapéutico de los cannabinoides en enfermos con apnea obstructiva del sueño”.

 

Se espera que si los próximos ensayos clínicos tienen éxito, los pacientes con apnea obstructiva del sueño puedan tener en un futuro cercano, la opción de cambiar una máscara voluminosa para dormir por un par de píldoras de cannabis antes de acostarse.

Más detalles del estudio: https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/29121334

 

Deja un comentario