El mito de la planta*

 

¬ęAnd she arrived in Jerusalem,

and brought to the King very many precious grifts

which he desired to possess greatly.¬Ľ

 

Kebra Nagast, XXV, 21.

En la orilla se escuch√≥ una carcajada. Se acerc√≥ cautelosamente tratando de no llamar la atenci√≥n, y pudo ver sentado a un viejo que parec√≠a venir de alg√ļn pa√≠s de oriente. A su lado estaba sentado Fer-Alba√°m, el maestro de la Pe√Īa pobre. Ambos fumaban una pipa, y se la pasaban el uno al otro ceremoniosamente. El aprendiz al observar que la situaci√≥n estaba distendida se acerc√≥. Fer-Alba√°m al verlo le dijo: -Acomp√°√Īanos, este que ves aqu√≠- dijo se√Īalando al viejo que estaba a su lado-es Eliphas.

Eliphas, le dijo con elocuentes palabras: -Esta planta que fumamos es un presente de nuestra madre, la triple diosa. Refieren varias leyendas sobre mi madre, pero lo cierto fue que mi madre lleg√≥ montada en el lomo de una vaca roja, como la arcilla de la tierra de Cana√°n. Ven√≠a de Oriente, de las ciudades que abrevaban a las orillas del Indo. No tra√≠a tapices, ni joyas, ni oro. S√≥lo me mostr√≥ un pu√Īado de semillas negras, guardadas en una peque√Īa bolsa. Me dijo: -Toma este regalo enviado por la reina de Etiop√≠a, desde √Āfrica a India viajaron antes de venir aqu√≠.

Luego me explic√≥ el cultivo y los misterios de la planta y se march√≥. Plant√© algunas, y las otras las entregu√© a los de las cuatro esquinas de la tierra. Entonces el aprendiz pregunt√≥: -¬ŅY cu√°l es el sentido de esa costumbre entre vosotros?

Fer-Albaám dijo: -Esta planta es el símbolo de la inteligencia, forma la corona del reino vegetal, ya que su flor guarda los cristales que retienen los rayos fluídicos del fuego. Su poder es capaz de abrir los pentagramas legados por Salomón a sus hijos, puesto que guardan la sabiduría de los tres reinos. Más, si usas la planta como un necio sólo te traerá olvido y confusión.

El aprendiz tomó la pipa que le pasaba Eliphas, el viento galopaba en la noche, se podía oír el grito lejano de un pájaro nocturno, el humo subía hasta el cielo y llamaba a los abuelos dormidos.  El humo subía, y el aprendiz dijo: -Al fin, me puedo sentar a medir en paz.

*Invoco aqu√≠ la palabra ‚Äúmito‚ÄĚ, ¬†que proviene del griego ‚Äúmythos‚ÄĚ cuyo significado oscila entre: palabra, leyenda, cuento, relato imaginario, invenci√≥n, f√°bula, etc√©tera.

 

Por Bruno Cabrera

Lic. en  Letras UDELAR

Investigador/escritor.

Deja una respuesta