Marche un canadiense

El gobierno canadiense abona el terreno para comenzar el año próximo la venta de cannabis recreativo con una regulación similar a la uruguaya.                                 

 

En abril de 2017, el gobierno canadiense de Justin Trudeau aprobó una ley de cannabis recreativo que regula su producción, distribución y venta. El plazo fijado para que el recreativo llegue a los usuarios es julio del año próximo.

Este período de implementación le permite al gobierno canadiense desarrollar la logística requerida para la producción, distribución y venta del recreativo, apoyado en la infraestructura y experiencia de su pujante industria de cannabis medicinal.

Por estos días, el gobierno realiza una consulta entre los ciudadanos sobre las propuestas regulatorias para controlar el consumo del cannabis, las sugerencias de los canadienses serán recibidas hasta el 7 de diciembre de 2017.

De acuerdo al proyecto, los ciudadanos canadienses podrán adquirir y portar hasta 30 gramos de cannabis o su equivalente en comestibles. La edad mínima de acceso será de 18 años, pero las provincias tienen la potestad de aumentarla sí lo desean. Se contempla en la legislación que los menores no sean perseguidos penalmente a nivel federal por consumir, pero se imponen penas de hasta 14 años de penitenciaría para quienes faciliten el cannabis a los menores.

La legislación incluye una regulación total de la planta, los usuarios puedan sembrar hasta 4 plantas en sus casas o adquirir el cannabis en los establecimientos públicos registrados para su venta. Cánada será el segundo país, después de Uruguay, en regular el autocultivo de cannabis recreativo y su venta al público.

El Departamento de Finanzas de Canadá propone un impuesto especial por gramo que no deberá ser superior a un dólar canadiense (0.765 dólares americanos), se aplicará al cannabis en todas sus presentaciones como cannabis, comestibles y semillas para cultivo en los hogares.

El gobierno presentó una propuesta fiscal para la comercialización del cannabis recreativo, estableciendo que las provincias obtendrían 50 por ciento de los impuestos y el gobierno federal el otro 50 por ciento. Esta iniciativa ha generado el reclamo de las provincias respecto de la distribución 50-50 de los ingresos, demandan más apoyo federal para la instalación del sistema de comercialización de cannabis recreativo.

Se estima que el primer año de implementación la recaudación impositiva del cannabis recreativo se encuentre entre los 600 y los 5000 millones de dólares.

 

La máquina de empleos

En 2001, Canadá se convirtió en el primer país en legalizar el uso medicinal del cannabis para enfermos terminales y pacientes con enfermedades graves.  Desde ese temprano comienzo hasta hoy, Canadá ha ampliado su legislación y forjado una industria de cannabis medicinal vigorosa y rentable.

Un reciente estudio de campo de la firma Cannabis at Work, estima que la industria del cannabis en Canadá ofrecerá hasta 150.000 nuevos empleos para los siguientes años, muchos de ellos sumamente competitivos con sueldos de hasta seis dígitos. Los puestos mejor pagos de esta industria son: director de marketing, contador, director de recursos humanos y director de cultivo.

Alison McMahon, CEO y fundadora de Cannabis At Work, explica que “el promedio de salario está a la par que en otras industrias. De hecho, pensamos que la gran mayoría de los empleados en la industria cannábica emigraron de otras industrias convencionales”.

El estudio advierte que las licencias de cannabis recreativo se están otorgando con celeridad, sobre todo a aquellas firmas de cannabis medicinal con planes de expansión. Estas compañías proyectan aumentar diez veces su producción de cannabis y enfrentarán grandes problemas sino consolidan lo antes posible una buena fuerza de trabajo para hacer frente a la expansión del mercado que supone la llegada del cannabis recreativo.

Deja un comentario