Otro encare del uso de sustancias para el siglo XXI

Hay un elefante en la sala de Naciones Unidas (NN.UU.); en el comedor donde se digiere la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible. La guerra contra las drogas es causa de severas violaciones de derechos humanos y ambientales. 17 a√Īos han pasado sin que la Presidencia de todas las naciones hablase de la problem√°tica global entorno a drogas que han prohibido. La Asamblea General de Naciones Unidas sobre Drogas (UNGASS 2016) no implic√≥ un avance en t√©rminos de paradigma pero, al menos, ha hecho visible el elefante y la ineficiencia del paradigma prohibicionista de abstenci√≥n. ¬†¬†

La Asamblea fue también una muestra de la amplia movilización social entorno a una red de temas de derechos humanos atravesados por la mala política de drogas que se impuso. Un ejemplo de ello fue la Caravana por la Paz, la Vida y la Justicia, que atravesó Honduras, El Salvador, Guatemala, Chiapas, Guerrero, México DF y Tamaulipas para llegar a NN.UU en New York junto a las víctimas del crimen organizado inserto en los gobiernos de la región.

El movimiento cannábico ha sido vanguardia global en la lucha por un nuevo paradigma. Uruguay no fue sancionado por la Asamblea General y eso allana el camino. El mundo hoy se concentra en la construcción del futuro modelo de cannabis legal. Canadá toma la posta y será el segundo país en regular. EE.UU. debería resolver su situación luego de la consulta popular californiana. Y América Latina avanza de la mano del cannabis con fines medicinales, inmersa en sus contradicciones.

La reducci√≥n de da√Īos sigue siendo un campo de disputa. El documento UNGASS (aprobado al inicio del debate) no menciona el t√©rmino aunque ha debido reconocer la eficacia de la reducci√≥n de da√Īos en los √ļltimos treinta a√Īos. Por √ļltimo, la atenci√≥n social y productiva de los eslabones d√©biles de la cadena, como son los campesinos productores, comienza a o√≠rse a trav√©s de sus representantes que deber√°n ampliar la voz antes de recibir respuesta.

La novedad de UNGASS ha sido la bienvenida al elefante, que se sentir√° m√°s c√≥modo en la pr√≥xima Asamblea General sobre drogas en 2019. La efectiva adopci√≥n del paradigma superador del prohibicionista no depender√° de la burocracia de NN.UU. Depender√° de las reformas de cada uno de los pa√≠ses en los pr√≥ximos a√Īos. Uruguay ha pedido un an√°lisis cr√≠tico del viejo Plan de Acci√≥n. El punto de partida es la prevalencia del enfoque de salud p√ļblica sobre el de seguridad; el nuevo horizonte de sentido tal vez dependa del alcance dado al consensuado enfoque de derechos humanos.

 

Por Martin Collazo

ONG PRODERECHOS

www.proderechos.org.uy

Deja una respuesta